domingo, 5 de febrero de 2017

Los modelos económicos



ey! Que bien estar de nuevo recibiendo tu visita, muchas gracias, nos motivas a seguir. ¿Recuerdas que era aquello de un modelo económico? Se que lo recuerdas pero, dame una definición...no es fácil así que os daré una, nos vemos pronto

Borja Montaño @BorjaMontano #CienciaEconomica

(el artículo que vais a leer es una contribución de Díaz Pulido, José Manuel)

I. CONCEPTO
Un modelo económico es una representación simplificada de la realidad, en la que se ponen de manifiesto las interrelaciones entre las variables relevantes. Los modelos económicos pueden ser verbales, gráficos o matemáticos, según el lenguaje formal utilizado para presentarlos.
La utilidad de los modelos consiste en su capacidad para explicar relaciones causales respecto a los problemas económicos relevantes y responder a preguntas como, por ejemplo, ¿De qué depende el crecimiento económico? ¿Qué variables explican la distribución de la renta? ¿Cuáles son las causas que están detrás de un proceso de inflación?. Al aislar las variables relevantes que inciden sobre un determinado hecho económico, es posible identificar y medir la intensidad de las distintas relaciones causales.
La ventaja del uso de modelos matemáticos consiste en que proporcionan cierta seguridad de que la lógica deductiva es correcta (mediante el uso de las herramientas del cálculo y del álgebra). Por otra parte, la expresión formal del modelo permite su contrastación, mediante el análisis econométrico de la evolución de las variables relevantes en la economía real. Este contraste se realiza mediante el análisis de los datos procedentes de registros administrativos (p.e. registro de parados, cifras de pensionistas, etc.), de encuestas (p.e. encuesta de población activa, índices de inflación, etc.), o bien mediante la realización de experimentos o cuasi-experimentos sociales o de laboratorio.
A pesar de estas ventajas, existe una corriente crítica con el excesivo uso de modelos económicos. Especialmente por el —en ocasiones excesivo— grado de simplificación de los mismos, por la dificultad de que los modelos puedan recoger todas las variables de una realidad tan compleja como es la sociedad y los comportamientos económicos y por la tendencia a “sacralizar” los modelos y sus aplicaciones.
II. EJEMPLO
Uno de los modelos económicos más sencillos es el de la curva (o frontera) de posibilidades de producción. Dicho modelo intenta simplificar la realidad a partir de una economía donde solamente existen dos productos (cañones y mantequilla, en la formulación del profesor Samuelson) y dos factores de producción (capital físico y trabajo). La cantidad total de los factores de producción en dicha economía es fija. Ambos factores se pueden usar para producir uno u otro bien, si bien el rendimiento de ambos factores es decreciente. Esto es, a medida que incrementamos el número de unidades de los factores en un bien, los incrementos marginales de producción son cada vez menores.
El significado económico de este supuesto es que no todos los individuos ni todas las máquinas tienen la misma capacidad para producir un determinado bien. De modo que si la economía va reasignando el uso de los factores de producción de un bien al otro, a partir de un determinado momento, los aumentos en la producción del bien al que se añaden los factores provocarán reducciones cada vez mayores de la producción del bien en el cual se sustraen factores.
Matemáticamente se puede expresar de la siguiente forma:
y = f (x) donde f (.) es una función monótonamente decreciente y cóncava:

Mostrar/Ocultar
A pesar de haber presentado una función con una sola variable dependiente y una independiente, en Economía es frecuente usar el símbolo de la derivada parcial para expresar la idea de que existen más variables explicativas que no se encuentran en la representación gráfica. Dichas variables son los parámetros estructurales, que producen movimientos de la curva o función presentada. Y se restringe tanto el dominio como el recorrido de la función al espacio de los números reales positivos, ya que no existen valores de producción negativos.
La representación gráfica de una función que cumpla las propiedades anteriores es la siguiente:

Mostrar/Ocultar
Este modelo pone de manifiesto que si una sociedad decide incrementar la producción de un bien (p.e. el gasto militar, ejemplificado por los cañones) incurre en el coste de oportunidad de la pérdida de producción del otro bien (bienes de consumo civil, ejemplificados por la mantequilla). Por supuesto, la matemática del modelo permite comprobar fácilmente que el coste de oportunidad es creciente a medida que incrementamos la producción de un bien.
III. HISTORIA
Si bien existen varios antecedentes en los economistas clásicos como Ricardo (1772-1823) o Malthus (1776-1834), o incluso en fisiócratas como Quesnay (1694-1774), es común aceptar que la generalización del uso de modelos matemáticos para explicar las relaciones económicas se realizó en el llamado periodo neoclásico. Autores como Walras (1834-1910), Jevons (1835-1882) o Menger (1840-1921) trataron de ofrecer modelos matemáticos que fueran capaces de explicar y predecir los fenómenos económicos. Para ello, aplicaban la lógica matemática a ciertos axiomas de comportamiento extraídos de los clásicos. Principalmente, que los individuos son racionales y tratan de maximizar la utilidad que obtienen del disfrute de los bienes y servicios disponibles en la economía. Estos intentos se adaptaban perfectamente al paradigma imperante de la física newtoniana, el positivismo de Comte (1798-1857) y el iusnaturalismo liberal, y, en general, con la creencia de que es posible encontrar —mediante la razón— las claves del funcionamiento de los procesos sociales. En concreto, Walras trató de ofrecer un modelo de equilibrio general que fuera capaz de explicar las interacciones entre todos los mercados de una economía.
Alfred Marshall (1842-1924) sistematizó los modelos anteriores, construyendo un cuerpo de teórico coherente basado en varios modelos de formulación matemática que permitían explicar el comportamiento económico. A pesar de que las teorías y los modelos neoclásicos no fueron capaces de predecir la crisis de los años treinta del pasado siglo, y de la revolución que significó el pensamiento keynesiano en términos de abandono de conceptos como “equilibrio”, “racionalidad perfecta” o “estado estacionario”, los modelos económicos de carácter matemático basados en ecuaciones simplificadas de comportamiento continuaron siendo el paradigma dominante tras la crisis, a través de lo que se denominó como la síntesis neoclásico-keynesiana, que ligaba el comportamiento de los mercados monetarios y reales de la economía.
Hoy en día, los modelos económicos son cada vez más sofisticados, debido al avance de la econometría y a la capacidad de computación de los ordenadores, que permiten establecer y calcular procesos causales más complejos. No obstante, el carácter fundamental de los mismos sigue siendo la extracción de conclusiones deductivas, mediante la lógica matemática aplicada a una serie de ecuaciones de comportamiento.
IV. CRÍTICAS
La ciencia económica ha sido abundantemente criticada por el excesivo uso de modelos matemáticos y la simplificación de la realidad que la mayoría de ellos implican. Estas críticas se agravan cuando se producen crisis económicas que los economistas no han sido capaces de predecir ni explicar. Una de la primeras críticas sistemáticas a los modelos de la economía neoclásica fue planteada por el institucionalismo americano, cuyos autores más destacados —Veblen (1857-1929) y Commons (1862-1945)— pusieron de manifiesto el reduccionismo de los modelos neoclásicos.
El propio Keynes criticó duramente el excesivo uso de modelos matemáticos demasiado simplistas por parte de los economistas neoclásicos de su época. Algunos economistas posteriores, como Samuelson (1915) y Hicks (1904-1989), optaron por formalizar su pensamiento y sintetizarlo con el clásico mediante instrumentos matemáticos muy similares a los que criticaba Keynes. No obstante, ciertos autores post-keynesianos como Joan Robinson (1903-1983) se manifestaron en contra de la síntesis neoclásico-keynesiana. Es famosa la cita de Robinson: No sé matemáticas, así que tengo que pensar, donde se resume su espíritu crítico con el excesivo afán simplificador de sus colegas contemporáneos. Otra importante crítica es la realizada por Heilbroner (1919-2005) y Milberg (1958), que critican tanto los modelos apriorísticos de equilibrio general, como los excesos del empirismo econométrico, especialmente la creación de interrelaciones estadísticas entre variables cada vez más complejas, sin una interpretación teórica más allá del supuesto comportamiento racional de los individuos.
Más recientemente, se están produciendo fenómenos que rechazan también el uso excesivo de modelos matemáticos abstractos y poco realistas. En particular, el movimiento autisme-economie iniciado en junio de 2000 y que continúa activo, fue una rebelión de los estudiantes de economía franceses, apoyados por muchos profesores, frente a la enseñanza de la Economía basada en la mera explicación de modelos matemáticos, ignorando los factores históricos e institucionales.
La incapacidad de los modelos económicos dominantes para predecir o explicar la crisis actual ha impulsado en varias universidades críticas parecidas al movimiento autisme-economie, que ponen de manifiesto la necesidad de incluir en el análisis económico factores no modelizables mediante modelos matemáticos.
Obviamente, estas críticas no pretenden eliminar la lógica matemática ni la existencia de modelos en la Economía. Su objetivo en cambio, es corregir la situación actual en la que el uso de modelos se ha convertido en un fin en sí mismo.

José M. Díaz Pulido

sábado, 28 de enero de 2017

tipos de economistas




eyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy gracias por pasarte de nuevo por esta página. Cualquier cosa que veas mejorable dínoslo y nos pondremos a ello. Al tema: ¿Qué tipos de economistas hay?

Suele citarse a José Luis Sampedro del siguiente modo: “Hay dos tipos de economistas, aquellos que trabajan para hacer más ricos a los ricos y aquellos otros que trabajan menos pobres a los pobres”. En realidad, es obvio que puede haber cuatro clases de economistas, ninguna de las cuales encaja bien en la dicotomía que plantea Sampedro (pues los dos conjuntos que él describe pueden solaparse en parte). Los cuatro tipos de economistas serían, pues, lo siguientes:

Economistas que trabajan por hacer más ricos a ricos y a pobres: A mi entender, serían los economistas liberales.
Economistas que trabajan por hacer más pobres a ricos y a pobres: A mi entender, más allá de las buenas intenciones, serían los economistas comunistas (si bien en intenciones se encuadrarían en el grupo 1).
Economistas que trabajan para hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres: A mi entender, serían los economistas mercantilistas (si bien la retórica justificativa los colocaría también en el grupo 1).
Economistas que trabajan para hacer más ricos a los pobres y más pobres a los ricos: A mi entender, sería el caso de economistas entre socialdemócratas y socioliberales (ni siquiera en cuanto a intenciones pueden incluirse en el grupo 1).

martes, 10 de enero de 2017

Equilibrio de Nash

¿Qué aspecto de la teoría de juegos os parece más relevante? Como bien sabéis, el dilema del prisionero es una de las teorías más conocidas, os ponemos un vídeo del mismo de Borja Montaño.

Gracias por seguirnos, no cambiéis

Ver vídeo




El Equilibrio de Nash es una situación en donde los individuos o jugadores no tienen ningún incentivo a cambiar su estrategia tomando en cuenta la estrategia de sus oponentes.
En el equilibrio de Nash la estrategia que elige cada uno de los participantes de un conflicto o juego es óptima, dada la estrategia que han elegido los demás. En otras palabras, nadie ganara nada si decide cambiar su estrategia bajo el supuesto de que los demás individuos no cambian la suya.
Cabe destacar que bajo el equilibrio de Nash no necesariamente se obtiene la mayor ganancia para todos los individuos o jugadores en conjunto. Sólo se cumple que cada uno responde de manera óptima ante la estrategia de los demás. En muchos casos, a los individuos les gustaría poder alcanzar otro equilibrio con mayores ganancias pero no logran hacerlo debido a que enfrentan el riesgo a ser traicionados.

Origen del concepto

El equilibrio de Nash es un concepto que pertenece a la Teoría de Juegos, una rama de la Economía que estudia modelos matemáticos de conflicto y cooperación entre individuos supuestamente racionales.
El creador el concepto es el matemático John Nash quien en el año 1951 logró demostrar que en todo juego en donde los participantes pueden escoger entre un número finito de estrategias (que pueden ser puras o mixtas) siempre existirá al menos un equilibrio de Nash.

El dilema del prisionero

Tal vez el ejemplo más conocido de equilibrio de Nash es el que ocurre en el juego llamado “el dilema del prisionero”. A continuación lo explicamos.
Suponga que existen dos prisioneros A y B que cometieron un asalto a mano armada. La policía los ha detenido pero requiere de más evidencia para poder encarcelarlos. Para obtener más información los encierran en dos celdas separadas de modo que no puedan comunicarse entre sí y les presentan las siguientes condiciones:
  1. Si confiesas pero tu compañero no, te dejaremos en libertad mientras que a tu compañero le daremos 10 años de cárcel.
  2. Si vemos que ambos confiesan, les daremos 5 años a cada uno.
  3. Si ninguno de los dos confiesa, les daremos 1 año de cárcel a cada uno.
Podemos graficar esta situación a través de un juego que representamos por medio de una matriz de pagos en donde cada año de cárcel tiene un valor negativo.
 
Jugador A/B
 
Confesar
 
No confesar
 
Confesar
-5; -5
 
0; -10
 
No confesar
 
-10; 0
 
-1; -1
En este juego el equilibrio de Nash es Confesar-Confesar ya que ninguno de los jugadores tiene incentivos a cambiar su decisión considerando lo que hará su compañero. A pesar de que ambos individuos preferirían ubicarse en otro equilibrio (No confesar-no confesar) no pueden hacerlo porque la acción óptima para cada uno de ellos, considerando los pagos y la posible acción de su compañero es confesar.
No obstante lo anterior, cuando cambian las condiciones del juego (por ejemplo una repetición infinita) es posible alcazar otros equilibrios

sábado, 7 de enero de 2017

Tipos de Estado del Bienestar



Una vez más, os agradecemos que nos mandéis preguntas y aquí estamos repondiendo a ellas. A ver si la próxima es más divertida eso sí jajaja. Espero que exprese adecuadamente esta cuestión ¿vamos al tema? Por cierto, para mandar dudas: @BorjaMontano #CienciaEconomica y la página de facebook de Ciencia Económica.



Gösta Esping-Andersen ha desarrollado una teoría para explicar las diferencias en las evoluciones del Estado del bienestar. Su posición rechaza la visión funcionalista marshalliana que ve el Estado del Bienestar como un producto de la revolución industrial. Para este autor son las cuestiones políticas y la historia de las coaliciones de clase lo que explica estas variaciones. Esping Andersen ha distinguido tres tipos fundamentales: liberal, conservador y socialdemócrata. Esta tipología pone el énfasis en las relaciones de clase y en el modo en que el estado ha tratado de modificar las relaciones de mercado.

El primer modelo, de carácter liberal, tiende a respetar el mecanismo de mercado como proveedor de bienestar. Se potencia la protección social privada y la pública ocupa un lugar subsidiario y atiende sólo a los que son capaces de demostrar la insuficiencia de medios económicos. De acuerdo con ello la atención del Estado se dirige a los casos marginales, mientras la franja productiva de la población se tutela con seguros de empresa o privados. Este modo implica un alto grado de estratificación social y de desigualdad. Son, por ejemplo, los casos de países como Canadá, Australia y EE.UU.

El modelo americano es lo más parecido al liberal clásico. En Estados Unidos, la intervención del estado es limitada, y la redistribución de la riqueza es un objetivo secundario. Los programas sociales sólo cubren a la población más pobre, los subsidios de desempleo son escasos y duran poco, y la sanidad es mayoritariamente privada, con programas públicos sólo para los jubilados y gente con renta muy baja. El mercado laboral está desregulado, con un salario mínimo simbólico y una protección escasa.
El resultado de este modelo es, en líneas generales, conocido. Unos niveles de desigualdad considerables, una escasa movilidad social, y curiosamente una natalidad bastante decente. Ser pobre aquí es peor que en cualquier otra parte, no como se dice a menudo; no hay apenas servicios públicos, el coste de la vida es muy alto, y las bancarrotas personales son abundantes, por no hablar de la delincuencia.

En el segundo tipo, de carácter cristianodemócrata, el estado interviene en el mercado, pero no sobre la estratificación social. Se mantiene la existencia de mutuas y las prestaciones son correspondientes al rédito de partida. Una de las características es la intervención del estado en la defensa y mantenimiento de la familia como proveedora de bienes y servicios sociales. La familia se convierte en uno de los puntales de las políticas sociales. Su estructura de seguros sociales tiende a fomentar una gran diversidad de sistemas ligados al corporativismo y al estatus social y profesional. La intervención del estado es, como en el modelo liberal, subsidiaria. Este es el caso de países como Austria, Francia, Alemania e Italia.









Alemania es el ejemplo clásico del modelo continental europeo, o estado de bienestar cristianodemócrata. En este modelo, la intervención del estado es considerable, pero sin embargo la voluntad redistributiva es limitada. Los programas sociales cubren a toda la población; sin embargo en muchas ocasiones el nivel de estos dependen del nivel de renta previo. El volumen del subsidio de desempleo, por ejemplo, está en relación a lo que se cobraba antes, al igual que las pensiones. Además, los programas universales no acostumbran a tener una calidad estelar, de modo que las clases altas a menudo recurren a sector privado. Tienen mercados laborales férreamente regulados para proteger a los que tienen empleo.  El resultado de estas políticas son sociedades relativamente igualitarias, con niveles de movilidad social no demasiado altos, con niveles de pobreza no excesivos pero con altas
tasas de desempleo merced de la regulación laboral. Los niveles de natalidad varían bastante, aunque no acostumbran a ser altos (Francia es la excepción).

En el tercer tipo, socialdemocracia, el estado interviene no sólo sobre el mercado, sino sobre la estratificación social. Se da así una preeminencia de los servicios nacionales únicos y las prestaciones son universales, es decir, iguales para todos. Este universalismo permite lo que el autor ha denominado la decommodification, que supondría el grado en el cual individuos y familias pueden acceder a un nivel de vida aceptable independientemente de su participación en el mercado. Este modelo tiende así a lograr altos niveles de igualdad social. El caso paradigmático es el de los países escandinavos.

El modelo sueco es el de la socialdemocracia por excelencia. Aquí el estado interviene con fuerza en la economía, y su prioridad es la redistribución de la renta y la igualdad de oportunidades. Los programas sociales son extensivos y cubren a toda la población. Los servicios públicos acostumbran a ser excelentes; sólo los muy ricos no los usan. El estado tiene agresivas políticas de apoyo a la familia en forma de servicios sociales, bajas por m/paternidad, guarderías y ayudas directas, con lo que la natalidad es bastante alta. En cuanto al mercado liberal, la regulación es escasa, con despidos baratos, pero el generoso subsidio de desempleo y las agresivas políticas de inserción laboral compensan esta vulnerabilidad.
El resultado de este modelo es el de sociedades extremadamente igualitarias, con altos niveles de movilidad social, y niveles de pobreza ridículos. Todo eso con niveles de natalidad elevados, envidiable niveles de competitividad industrial e innovación gracias a una mano de obra muy bien preparada, y una apertura al comercio exterior y la globalización altísimas. 

Si miramos el PIB por hora trabajada, Suecia, Francia y Estados Unidos tienen un nivel de ingresos similar. Los americanos son más ricos, en parte porque trabajan de media un 30% más de horas a la semana que los franceses (más de 50 horas de media a la semana). El Estado del bienestar, en contra de lo que se dice a menudo, tiene un efecto muy pequeño sobre el nivel de riqueza de un país, pero sí lo tiene sobre la distribución de la renta y el mercado laboral.
Por lo tanto, cuando se habla de crisis del estado del bienestar, uno debe andar con cuidado. Sí, la baja natalidad en Italia o Alemania ponen en peligro las pensiones, pero no es así en Estados Unidos o Suecia. La sanidad es un desastre en América, no en el resto del mundo; y el paro es grave en Europa continental, pero no en Escandinavia. No hay un estado del bienestar, hay varios. Y no, no afectan a la riqueza sino a la distribución de esa riqueza.



En el caso de España, está en un grupo especial, junto con Portugal y Grecia, se parece a los sistemas cristianodemócratas, aunque es más limitado que estos.

Una de las características más llamativas del Estado del bienestar español es su escasa financiación, lo cual explica su escaso desarrollo. Según los últimos datos disponibles de Eurostat, la agencia estadística de la Unión Europea, España tiene el gasto público social por habitante más bajo de la UE-15 (el grupo de países de semejante desarrollo económico al español). 
Como consecuencia de ello, los servicios públicos del Estado del bienestar (tales como sanidad, educación, servicios domiciliarios a las personas con dependencia, escuelas de infancia, servicios sociales, vivienda social, entre otros) están muy poco desarrollados. 
Sólo una persona adulta de cada diez trabaja en España en tales servicios. En Suecia, el país que tiene un Estado del bienestar más desarrollado, es una de cada cuatro. De nuevo, España es el país que tiene proporcionalmente menos personas trabajando en tales servicios públicos de toda la UE-15.

España se gasta en el Estado del bienestar mucho menos de lo que debería gastarse por su nivel de riqueza. Es una falsedad, por lo tanto, indicar que nos gastamos más en el Estado del bienestar de lo que podemos permitirnos. El país tiene recursos. Lo que ocurre es que el Estado no los recoge, y ello es resultado de que la mayoría de las rentas superiores no contribuyen al Estado en los mismos porcentajes que sus homólogos en la mayoría de países de la UE-15. Su contribución fiscal real (y no nominal) es mucho menor de la existente para estos grupos de renta en los países del centro y norte de Europa. El fraude fiscal es mucho menor en estos países que en España (y en los otros países del Sur de Europa, como Grecia, Portugal e Italia, que, no por casualidad, son los países de la eurozona que tienen mayores dificultades en pagar su deuda pública).


Tal fraude fiscal se concentra en los sectores más pudientes. Según los técnicos de la Agencia Tributaria del Estado español, el 71% del fraude fiscal lo realizan las grandes fortunas, las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año (que representan sólo el 0,12% de todas las empresas), y la banca, alcanzando la enorme cifra de 44.000 millones de euros al año, que, en caso de que se recogieran por el Estado y se gastaran en su Estado del bienestar, reducirían dos tercios del déficit de gasto. No es pues que no nos podamos pagar el escasamente financiado Estado del bienestar, sino que el Estado no ha hecho lo que debería, es decir, enfrentarse con estos poderes fácticos y grupos sociales minoritarios para recoger lo que el país requiere. 

jueves, 5 de enero de 2017

Krugman: La guerra comercial que viene

Nos encantaría que el futuro de la economía mundial fuera próspero. Ese debería ser nuestro reto, ✌. Recientes cambios se han dado en la política norteamericana que tendrán una gran trascendencia en lo económico ¿Quién lo duda? A continuación la opinión del Nobel de economía Krugman:


En cuanto Estados Unidos decida que las normas no rigen, los intercambios internacionales se convertirán en una batalla campal


Donald Trump se puso a tiro de piedra de la Casa Blanca —Comey y Putin hicieron el resto— gracias al abrumador respaldo de los votantes blancos de clase trabajadora. Estos votantes confiaron en la promesa de recuperar empleos industriales de calidad para Estados Unidos, y no se creyeron la más creíble amenaza de que les quitaría la atención sanitaria. Les espera un duro golpe.
Pero los trabajadores blancos no son los únicos crédulos: el Estados Unidos empresarial sigue negándose a aceptar la amenaza de una guerra comercial a escala mundial, a pesar de que el proteccionismo ha sido uno de los temas fundamentales de la campaña de Trump. De hecho, las dos únicas causas por las que Trump parece verdaderamente apasionado son los tratados comerciales supuestamente injustos y la admiración por los regímenes autoritarios. Es ingenuo suponer que dejará pasar su tema político preferido.

Hablemos de medios, motivos y consecuencias. Se podría imaginar que un cambio drástico en la política comercial estadounidense exigiría la aprobación del Congreso y que los republicanos –que afirman creer en el libre mercado– le pondrían freno. Pero dada la invertebración del partido, eso es improbable.En cualquier caso, la legislación pertinente da al ocupante de la Casa Blanca un margen extraordinario si este decidiera seguir un rumbo proteccionista. Puede restringir las importaciones si estas "amenazan con socavar la seguridad nacional"; puede imponer aranceles "para solucionar grandes y graves déficits de la balanza comercial estadounidense"; puede modificar las tarifas arancelarias cuando los Gobiernos extranjeros pongan en práctica políticas "injustificables". ¿Quién determina cuándo se dan esas condiciones? El propio Ejecutivo.
Ahora bien, la intención de estas disposiciones no era dar a un presidente poder para trastocar décadas de política comercial estadounidense o embarcarse en venganzas personales. Pero pueden adivinar cuánto van a importarle esas sutilezas al Gobierno entrante, que ya está hablando de utilizar sus poderes. Lo que nos lleva a la cuestión del motivo.
¿Por qué iba el Gobierno de Trump a restringir las importaciones? Una respuesta son esos votantes de clase trabajadora, cuyo supuesto defensor está decidido a imponer un programa nacional radicalmente contrario a ellos. Trump tiene un claro incentivo para alardear de que está haciendo algo para cumplir sus promesas electorales. Y si eso crea un conflicto internacional, es de hecho una ventaja adicional a la hora de desviar la atención de la aniquilación del sistema sanitario y cosas por el estilo.
Aparte de esto, está claro que el comandante en jefe entrante cree realmente que el comercio internacional es un juego en el que los buenos llegan los últimos, y de que se han aprovechado de Estados Unidos. Es más, está eligiendo a asesores que lo reafirmarán en estas creencias.
Ah, y no esperen que los intentos por parte de los expertos de señalar los fallos de este punto de vista –de señalar, en concreto, que la imagen de una China depredadora, que logra enormes superávits a costa de mantener su moneda devaluada, está varios años desfasada– causen ninguna impresión. Los miembros del equipo de Trump creen que cualquier crítica a sus ideas económicas refleja una conspiración de grupos de expertos decididos a debilitarlos. Porque por supuesto que lo están.
¿Y qué pasará cuando lleguen los aranceles de Trump?
Habrá represalias, a lo grande. En lo que al comercio se refiere, Estados Unidos no es una superpotencia tan importante; China es también un actor enorme, y la Unión Europea es aún más grande. Responderán del mismo modo, atacando sectores estadounidenses vulnerables como la aeronáutica y la agricultura.
Y las represalias no lo son todo; está también la emulación. En cuanto Estados Unidos decida que las normas no rigen, el comercio mundial se convertirá en una batalla campal.
¿Provocará esto una recesión mundial? Probablemente no. Esos riesgos se exageran, en mi opinión. No, el proteccionismo no causó la Gran Depresión.
Lo que sí hará la futura guerra comercial, sin embargo, es causar mucha perturbación. La economía mundial de hoy en día se construye en torno a "cadenas de valor" que cruzan fronteras: un coche o un teléfono móvil contienen componentes que se fabrican en muchos países, y que después se montan o modifican en muchos más. Una guerra comercial provocaría un drástico acortamiento de dichas cadenas, y muchas fábricas estadounidenses acabarían siendo las grandes perdedoras, como ocurrió en el pasado, cuando se disparó el comercio mundial.
Hay un viejo chiste sobre un motorista que atropella a un peatón y después intenta solucionar el daño retrocediendo, y atropella a la víctima una segunda vez. Pues bien, los efectos de la guerra comercial trumpista para los trabajadores estadounidenses serán muy parecidos.
Con estas perspectivas, podríamos pensar que alguien convencerá al Gobierno entrante de que se replantee su beligerancia comercial. Es decir, podríamos pensarlo si no hubiésemos prestado atención al historial y a la personalidad del proteccionista en jefe. No es probable que alguien que se niega a que le den instrucciones sobre seguridad nacional porque es "bueno, una persona inteligente" y no las necesita se siente a escuchar lecciones sobre economía internacional.
No, lo más probable es que llegue una guerra comercial. Abróchense los cinturones.
Paul Krugman es premio Nobel de Economía.
© 2016 The New York Times Company.
Traducción de News Clips.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Krugman: Europa no ha aprendido de la historia económica

Borja Montaño @BorjaMontano #CienciaEconomica














¿Sabéis? Para alguien que se dedica a explicar historia económica como yo, ver como caemos de nuevo en ciertos errores es un tanto molesto. Ya que tú que me estás leyendo no tienes un premio nobel al igual que no lo tengo yo, digo bueno, asumamos el reto de ver que opina un nobel como Krugman. Te agradezco mucho que te pases por esta página. Vamos con el artículo:

España hace unos años se sumergió en una crisis y hasta este año muestra indicios de mejoras, Grecia se encuentra en una recesión más profunda que la gran depresión y actualmente Finlandia empieza a desacelerarse. Según el premio Nobel de economía, Paul Krugman, la culpa siempre ha sido del euro.
Compartir moneda en el antiguo continente facilitaría las negociaciones entre estos países y representaría la unión de Europa. En 1992, estas dos ventajas superaron la preocupación de las posibles dificultades de la moneda. 

Sin embargo, de acuerdo con el artículo “El sueño imposible de Europa” publicado en el New york Times, Paul Krugman sostiene que a pesar de que muchos economistas sugirieron los problemas que el euro podía traer no se tuvieron en cuenta y las consecuencias de su implementación se están haciendo evidentes tanto en países relativamente pobres (Grecia y España) como en países más avanzados como Finlandia y Dinamarca. 
¿Por qué? 
Es probable que la tasa de interés fijada por el Banco Central Europeo (BCE) pueda ser inapropiada para las regiones que están creciendo mucho más rápido o más lento que la media de la zona euro. 
Esto se evidencia en lo ocurrido en el 2011 cuando el BCE  aumentó las tasas de interés porque se tenían preocupaciones sobre una alta inflación en Alemania. En ese mismo  año, los miembros de la zona euro del sur de Europa como España se dirigían a la recesión debido a políticas de austeridad. 

Sin embargo, Krugman explica que la política de Europa se concentra en imponer severas condiciones a países endeudados con la justificación de que la "disciplina fiscal podría inspirar confianza”. 

Sobre esto, Krugman asegura que manejar problemas de deuda con austeridad y simultáneamente estar atado a una moneda, nunca ha funcionado. “Pues a Inglaterra no le funcionó luego de la Segunda Guerra Mundial”. 

De acuerdo con el economista cuando comenzaron las tensiones previstas e imprevisibles en el euro, la respuesta fue imponer austeridad severa a las naciones deudoras y “negar la simple lógica y la evidencia histórica que indica que tales políticas podrían infligir daños económicos terribles y a la vez no se lograría la reducción de la deuda”. 

Sin embargo, Krugman afirma que no son solo problemas de deuda pública pues en España, la crisis del 2011 surgió principalmente por los “préstamos privados y una burbuja inmobiliaria mientras que la historia de Finlandia no implica deuda en absoluto”.

Actualmente, Finlandia experimenta una situación económica crítica pues las ventas de teléfonos móviles de Nokia y una caída similar en las ventas de la industria papelera, están causando fuertes reducciones en los ingresos del país. Esto se ha reflejado en una caída del PIB real de más de 6%  desde el 2007. 

Por lo que el problema que plantea el Nobel es que, con el euro, cada país de la eurozona renuncia a la posibilidad de devaluar su moneda. Estrategia utilizada para mejorar la competitividad, que ni Grecia ni España  pudieron implementar y que Finlandia tampoco podrá. 

Frente a la desaceleración de Finlandia, el analista económico del Washington Post, Matt O´Brien, asegura que Finlandia ha respetado las imposiciones que el euro representa y aun así los resultados económicos han sido una “catástrofe”.

A su vez, la economía de Dinamarca está en desaceleración, a pesar de que es similar a la finlandesa y que normalmente ha sido una economía modelo a seguir. 

A pesar de que la moneda Danesa es la corona y no  el euro, esta se encuentra anclada a la moneda europea. Dicho anclaje ha generado complicaciones para la política monetaria del país Escandinavo. 

Pues para mantener la paridad entre la corona y el euro, el Banco Central Danés ha tenido que recurrir a tasas de interés de depósito negativas hasta de -0,75% actualmente. Cabe señalar que con tasas de interés tan bajas se estimula la deuda mientras se mantiene el anclaje al euro. 

De acuerdo con informes recientes del Fondo Monetarios Internacional (FMI) sobre Dinamarca: “El tipo de cambio fijo con el euro ha mantenido la inflación en niveles similares a la zona del euro sin embargo,  la deuda de los hogares es una alta vulnerabilidad subyacente de la economía real”. 

Para simplificar la situación crítica de países europeos, Krugman afirma que “lo que éstas economías tienen en común es que al unirse a la eurozona se ponen una camisa de fuerza económica” y a su vez dejan de darle prioridad a las cuestiones internas y se concentran en estabilizar factores externos como en el caso de Dinamarca.

Krugman sugiere que el euro es el culpable de las actuales crisis de Europa pues “Finlandia tuvo una crisis económica muy severa al final de la década de 1980, considerada mucho peor, al principio, de lo que está pasando ahora. Pero fue capaz de diseñar una recuperación bastante rápida en gran parte por una devaluación de su moneda. Esta vez, por desgracia, no tiene moneda para devaluar”. 

jueves, 27 de octubre de 2016

61 frases de motivación de Anthony “Tony” Robbin.




La gente suele decir que no consigue sus metas porque no tiene tiempo, dinero, contactos...Seamos francos, tú tienes muchas dificultades ¿a qué sí? Pero tu principal recurso está en tu mente....es tu propia mente y lo que haces con ella. Cambiar y mejorar necesita recursos pero sobre todo necesita actitud. Os dejo estas frases para que encontréis la luz en la sombra jajaja

Borja Montaño, @BorjaMontano #CienciaEconomica


Anthony “Tony” Robbins es probablemente el mayor experto a nivel mundial en desarrollo personal y coaching. Lleva más de 20 años impartiendo cursos y formación y aprendió de otro de los grandes nombres de este área, Jim Rohn.



Es autor de obras como Despertando al gigante interior o Poder sin límites. Puedes estar interesado también en estas citas de Jim Rohn.

frases de Tony Robbins

A continuación te dejo sus 61 frases (en español) más sorprendentes.

1-Tu vida cambia el momento en que tomas una decisión nueva, congruente y comprometida.

2-Una decisión real se mide por el hecho de que has tomado una nueva acción. Si no hay acción, no has decidido.

3-Tu destino se forma en tus momentos de decisión.



4-Establecer metas es el primer paso para convertir lo invisible en visible.

5-La gente no es perezosa, simplemente tienen metas impotentes, metas que no les inspiran.

6-El camino hacia el éxito es tomar acción masiva y determinada.

7-El secreto del éxito es aprender cómo usar el dolor y el placer en lugar de que el dolor y el placer te usen a ti. Si haces eso, estas en control de tu vida. Si no, la vida te controla.

8-He llegado a creer que todo mi pasado y frustración estaban sentando las bases para la comprensión que ha creado el nivel de vida que ahora disfruto.

9-Los líderes pasan el 5% del tiempo en el problema y el 95% del tiempo en la solución.

10-No se trata de la meta. Se trata de crecer para convertirse en la persona que puede lograr esa meta.


11-Identifica tus problemas, pero da tu poder y energía a las soluciones.

Frase de Antony Robbins

12-La calidad de tu vida es la calidad de tus relaciones.

13-Son tus decisiones, no tus condiciones, las que determinan tu destino.

14-Si haces lo que siempre has hecho, conseguirás lo que siempre has tenido.

15-No es lo que hacemos de vez en cuando lo que da forma a nuestras vidas, es lo que hacemos consistentemente.

16-Donde va el foco de atención, fluye la energía.

17-Actuaremos consistentemente con nuestra visión de quién somos realmente, sea esa visión correcta o no.

18-Las cosas no tienen significado. Nosotros asignamos significado a todo.

19-Para que los cambios sean de un valor real, tienen que ser duraderos y consistentes.

20-En la vida necesitas inspiración o desesperación.

21-La gente que fracasa se centra en lo que tendrán que pasar, la gente que triunfa se centra en cómo se sentirán al final.

22-Cuando eres agradecido, el miedo desaparece y la abundancia aparece.

23-Por qué vivir una vida ordinaria, cuando se puede vivir una extraordinaria.

24-Céntrate en a donde quieres ir, no en lo que temes.

25-Si no puedes, debes y si debes, puedes.

26-El éxito esta enterrado en el otro lado del rechazo.

27-Podemos cambiar nuestras vidas. Podemos hacer, tener y ser exactamente lo que deseamos.

28-Las únicas personas sin problemas son las que están en cementerios.

29-No puedes dar en el blanco si no sabes cuál es.

30-Es lo que practicas en privado por lo que serás recompensado en público.



31-El único viaje imposible es el que nunca empiezas.

32-La decisión de comprometerte con resultados a largo plazo en lugar de soluciones a corto plazo es tan importante como cualquier decisión que vas a tomar en tu vida.

33-La mayoría de la gente no tiene ni la menor idea de la gigantesca capacidad que somos capaces de desarrollar de forma inmediata cuando enfocamos todos nuestros recursos para dominar un solo aspecto de nuestras vidas.

34-Una razón por la que pocos consiguimos lo que realmente queremos es que nunca dirigimos nuestro foco de atención; nunca concentramos nuestro poder.

35-Descubrí hace mucho tiempo que si ayudaba a las suficientes personas s conseguir lo que querían, yo siempre conseguiría lo que quisiese y nunca me tendría que preocupar.

36-El único problema que realmente tenemos es que pensamos que se supone que no debemos tener problemas. Los problemas nos llaman a un nivel más alto, encáralos y resuélvelos.

37-Tu pasado no equivale a tu futuro.

38-Nunca nadie logró una meta al estar interesado en su logro. Uno debe estar comprometido

39-La falta de emoción provoca falta de progreso y falta de motivación.

40-Nuestras creencias son como órdenes incuestionadas, que nos dicen cómo son las cosas, qué es posible y qué imposible, qué podemos hacer y qué no podemos hacer.

41-Permanece comprometido con tus decisiones, pero flexible en tu enfoque.

42-Los líderes son aquellos individuos que viven con creencias que les dan poder y que enseñan a otros a aprovechar sus capacidades, desplazando las creencias que les han limitado.

43-Nuestras creencias sobre lo que somos y lo que podemos ser pueden determinar precisamente lo que podemos ser.

44-Las metas son como imanes. Atraen las cosas que los hacen realidad.

45-Estoy convencido de que la mayoría de la gente fracasa en la vida, sencillamente, porque pone mucho interés en cosas menores.

46-Para comunicar efectivamente, debemos darnos cuenta de que todos somos diferentes en la forma en que percibimos en mundo y usar esa comprensión como guía para nuestra comunicación con otros.

47-Todas las personas con éxito que conozco comparten la capacidad para permanecer centradas, con las mentes claras y poderosas en medio de las tormentas emocionales.

48-No sólo tiene que decidir con qué resultados quiere comprometerse, sino también la clase de persona que se compromete a ser.

49-La gente exitosa hace mejores preguntas, y como resultado, consiguen mejores respuestas.

50-Las creencias tienen el poder de crear y el poder de destruir. Los seres humanos tienen la habilidad de tomar cualquier experiencia de sus vidas y crear un significado que los desanime u otro que literalmente salve sus vidas.

51-¿En qué clase de persona tendré que convertirme para alcanzar todo lo que deseo?

52-Te desafío a que hagas de tu vida una pieza maestra. Te reto a que te unas a la gente que viven lo que enseñan.

53-Lo primero que tiene que hacer en cualquier momento en que desee sinceramente producir un cambio consiste en elevar sus criterios.

54-No es lo que conseguimos, sino en lo que nos convertimos, en qué contribuimos lo que da significados a nuestras vidas.



55-Todos los avances personales comienzan con un cambio en las creencias.

56-En la vida, mucha gente sabe qué hacer, pero pocos hacen lo que saben.

57-El poder de leer un gran libro es que uno empieza a pensar como el autor.

58-Una de las razones por las que pocos de nosotros alcanzamos lo que realmente deseamos es que nunca dirigimos nuestro foco de atención hacia un punto concreto; nunca concentramos nuestro poder.

59-Si quiere expandir su vida, tiene que expandir sus referencias, persiguiendo ideas y experiencias que no formarían parte de su vida si no las buscara conscientemente.

60-Observa las malas hierbas con una sonrisa en el rostro, sabiendo que su existencia ha terminado, por la sencilla razón de que él las ha visto y está dispuesto a actuar inmediatamente para eliminarlas.

61-Lo que podemos o no podemos hacer, lo que consideramos posible o imposible, raras veces se encuentra en función de nuestra verdadera capacidad, sino que se trata más bien de una función de nuestras creencias acerca de quiénes somos.