miércoles, 23 de julio de 2014

El negocio del cáncer



Seguramente has abierto este enlace sorprendido por mezclar las palabras negocio y cáncer en una misma frase, y tienes razón, yo me sorprendí también la primera vez que leí algo así.

Voy a plantear una cuestión algo controvertida ¿Sabías que los países más desarrollados padecen una incidencia mucho mayor de cáncer que los menos desarrollados? Haz una búsqueda en google y descubrirás además lo siguiente, abría un modo eficaz y natural de combatir el cáncer, que consiste en estar en un estado cetónico. Esto es lo que hace tu cuerpo cuando escasea de glucosa. Sabemos además que sin glucosa las células cancerosas no pueden crecer.

Pero claro, los médicos realizan sus congresos pagados por las farmacéuticas y.....

Ver vídeo

Veamos lo que nos cuenta Alfonso Fernández:



Para aquellos que (generalmente con razón) leen este tipo de titulares con escepticismo, vaya por delante que ya se están emprendiendo ensayos clínicos para probar la eficacia de la dieta cetogénica contra el cáncer, en centros como el Albert Einstein de Nueva York y ya se ha completado una primera fase en el hospital de Würtzburg, en Alemania. Además, numerosos oncólogos y bioquímicos, que saben que el cáncer es una enfermedad metabólica, han presentado estudios que demuestran los beneficios de la dieta cetogénica contra el cáncer, si bien no pertenecen a la corriente mayoritaria oficial, empecinada en que el cáncer procede de miles de mutaciones genéticas diferentes, lo que conllevará a crear miles de fármacos al respecto, tan poco efectivos y tóxicos como son los actuales. En este post resumiré los aspectos principales de la dieta cetogénica y explicaré el camino de descubrimiento que me permitió derribar mis iniciales prejuicios contra ella. ¿En qué consiste la dieta cetogénica? La dieta cetogénica consiste en limitar el consumo de carbohidratos hasta niveles muy bajos y aumentar el de las grasas, manteniendo niveles adecuados de proteínas. Los alimentos de alto índice glucémico y alto contenido en carbohidratos (pan, pastas, arroz, patatas, azúcar, todo tipo de galletas y productos refinados, incluso legumbres) se sustituyen por verduras, setas y alguna fruta. Se persigue con ello que el cuerpo deje de emplear la glucosa como principal fuente de energía y metabolice la grasa. La glucosa procede de los hidratos de carbono consumidos y de una parte de las proteínas consumidas en exceso. Los cuerpos cetónicos proceden de las grasas. Durante el metabolismo de los ácidos grasos se producen cuerpos cetónicos que el organismo utiliza como ‘combustible’ en un estado metabólico llamado cetosis. La cetosis es el estado típico del hambre y el ayuno, donde el cuerpo usa sus reservas de grasa para sobrevivir. Es, en realidad, el estado normal del hombre, al que ha estado sometido durante los dos millones de años de evolución previos al descubrimiento de la agricultura, aquél para el cual nuestros genes se han adaptado y, por tanto, el más natural. La dieta cetogénica imita los efectos bioquímicos del ayuno pero sin necesidad de pasar hambre. En siguientes artículos hablaré de los alimentos más adecuados y de las proporciones adecuadas de cada macronutriente si queremos aplicar la dieta cetogénica contra el cáncer. Resumen de efectos beneficiosos de la dieta cetogénica contra el cáncer La base de la dieta cetogénica contra el cáncer es conseguir niveles muy bajos de glucosa en el organismo. El cuerpo puede funcionar de manera saludable usando en gran parte los cuerpos cetónicos y los ácidos grasos como combustible, y la presencia de éstos permite que los niveles de glucosa puedan estar incluso por debajo de lo que se consideraría hipoglucemia en dietas normales, sin perjuicio alguno para el cuerpo sano. Las células tumorales necesitan metabolizar grandes cantidades de glucosa para vivir, y no pueden funcionar con cuerpos cetónicos ni ácidos grasos (de hecho estos son tóxicos para ellas), en virtud del efecto Warburg, que expliqué en otro artículo. Es decir, la dieta cetogénica tiene como objetivo privar de su alimento a las células tumorales y que se vean imposibilitadas para crecer a gran velocidad. En siguientes artículos explicaré más a fondo todos los beneficios de la dieta cetogénica contra el cáncer, pero también contra otras enfermedades crónicas y también para mantener niveles sanguíneos saludables en cualquier persona sana. Mi camino de descubrimiento de la dieta cetogénica contra el cáncer. Los prejuicios derribados. La primera vez que escuché referencias a la dieta cetogénica contra el cáncer fue en 2008. Encontré el reporte del caso de dos niños, enfermos de glioma cerebral maligno, cuya dolencia progresaba pese a haber sido tratados con todas las medidas disponibles en el arsenal convencional, y que por ello estaban desahuciados y se esperaba un desenlace trágico en un breve plazo. Se decidió entonces aplicarles una dieta cetogénica y contuvieron la enfermedad durante mucho más tiempo del previsto. Uno de ellos aún seguía vivo varios años después. Tomé esa noticia con todas las precauciones que merece un universo muestral tan pequeño, pero guardé la referencia porque, aun siendo dos únicos casos, todos los oncólogos saben a qué se enfrentan cuando se habla de un glioma maligno y también saben lo poco que las caras y tóxicas medidas oficiales pueden hacer contra esta enfermedad. Unos pocos casos que viven mucho más de lo esperado ya constituyen una singularidad que debería invitar, al menos, a reflexionar acerca de las posibles causas. Este tipo de observaciones son las que permiten construir hipótesis que la ciencia se encarga de poner a prueba y ya se sabe que las hipótesis no matan a nadie. Son los prejuicios y la ausencia de hipótesis los que lo hacen. La dieta cetogénica pasó a formar parte de las posibles medidas que aplicar en la enfermedad de mi mujer, aunque sólo en caso de llegar a un punto en que no hubiera más remedio porque, por entonces, aún creía que este tipo de dietas serían muy peligrosas de ser aplicadas durante largos períodos de tiempo, tal y como nos avisaban los medios de comunicación y numerosas webs. A fin de cuentas, la dieta cetogénica se basa en conceptos que contradicen de raíz la actual pirámide “ideal” de los alimentos y por entonces yo aún confiaba en que un comité de expertos se comportase como tal y asumiera su trabajo con vistas a asegurar únicamente el bien común, sin agendas económicas ocultas. -


1 comentario: